nav
contact

Lombrices intestinales

Lombrices intestinales

Read this in English(Pinworms)

Cuando tu madre o tu padre te piden que te laves las manos antes de comer, lo más probable es que tu creas que no están sucias, ¿verdad? Pero, ¿sabías que podrías tener diminutos huevos de gusano pegados debajo las uñas?

Por asqueroso que pueda parecer, todo el mundo puede contraer una infección por lombrices intestinales. Quieres saber cómo mantenerte bien alejado de las lombrices, ¡sigue leyendo!

¿Qué son las lombrices intestinales?

Las lombrices intestinales son un tipo de pequeño gusano que suele infectar el intestino de la gente, sobre todo, el intestino de los niños. Muchos de los niños de tu escuela probablemente habrán tenido lombrices en algún momento de la vida, pero las lombrices no son algo que nos deba asustar.

Las lombrices intestinales son muy pequeñas, su longitud viene a coincidir con la de una grapa. Sus huevos entran en el cuerpo a través de la boca, después de que una persona toque algo que estaba contaminado con esos huevos y luego se lleve las manos a la boca.

Después de entrar en la boca, los huevos atraviesan el sistema digestivo. Se abren en el intestino delgado y las larvas de las lombrices avanzan hasta llegar al intestino grueso, en cuyas paredes se aposentan. Al cabo de pocas semanas, las hembras de lombriz se desplazan hasta el final del intestino grueso y salen fuera del cuerpo por la noche para depositar sus huevos en la zona del ano.

La cantidad de tiempo que trascurre entre el momento en que una persona se traga los huevos y el momento en que las hembras de lombriz ponen sus huevos es aproximadamente de uno a dos meses.

¿Cómo se contagian los niños con lombrices intestinales?

Los huevos de las lombrices intestinales pueden acabar sobre cualquier objeto que haya tocado una persona que tiene lombrices: una encimera o pollo de una cocina, las sábanas de una cama o un pupitre en una escuela. Los huevos también se pueden encontrar en prendas de vestir, toallas o utensilios de cocina. Los huevos pueden vivir fuera del cuerpo durante un periodo de tiempo de hasta dos semanas y, si los tocaras y después te pusieras los dedos en la boca, te los podrías tragar sin darte cuenta.

Las lombrices intestinales también se pueden contagiar entre personas, pero no las puede contagiar ningún animal doméstico, solo los seres humanos. Así mismo, la gente que contrae una infección por lombrices intestinales no es más sucia ni más marrana que quienes no la contraen; los niños pueden contraer esta infección independientemente de que se bañen o duchen cada día y de que jueguen o dejen de jugar en el barro o en la tierra.

Los niños que van al colegio contraen este tipo de infecciones con gran facilidad porque pasan mucho tiempo con otros niños, que es posible que tengan lombrices. Pueden tocar algo que contiene huevos de lombriz mientras están jugando con otros niños y comérselos sin ni siquiera saberlo. De hecho, los huevos pesan tan poco que unos pocos hasta pueden acabar flotando en el aire, desde donde se pueden tragar después de haberlos inspirado. De todos modos, esta no la forma habitual de contraer una infección por lombrices intestinales.

Si ya tienes lombrices intestinales, te podrías tragar más huevos si te rascas el trasero y después te metes los dedos en la boca. También es posible que algunos de los huevos puestos por las hembras cerca de tu ano se abran y que las larvas vuelvan a entrar en tu intestino y crezcan hasta convertirse en lombrices adultas.

¿Cómo puedo saber si tengo lombrices intestinales?

Si tuvieras lombrices intestinales, podrías ver gusanos en tus heces (caca) cuando vayas al váter. Parecen trocitos pequeños de hilo blanco. También es posible que los veas en tu ropa interior cuando te despiertes por la mañana. Pero los huevos de lombriz son demasiado pequeños y solo se pueden ver con microscopio.

Es posible que el picor de las lombrices te despierte a media noche y te haga retorcerte. Por lo tanto, si te pica y te molesta el trasero por las noches, díselo a tu madre o a tu padre. Y, si ves lombrices en tu ropa interior o en tus heces, también se lo deberías contar a tus padres de inmediato. De todos modos, también deberías saber que hay gente que tiene lombrices intestinales pero que no presenta ningún síntoma.

¿Qué hará el médico?

Si tu madre o tu padre creen que podrías tener lombrices intestinales, te llevarán al médico, quien te dirá que tomes un medicamento para eliminarlos por completo.

Para asegurarse de que tienes lombrices, es posible que tu médico pida a tus padres que le ayuden a hacer una prueba muy sencilla en vuestra casa. Uno de tus padres te pegará un trocito de cinta adhesiva trasparente en la piel que hay alrededor de tu ano por la noche o cuando te despiertes por la mañana y luego la despegará y se la llevará al médico. Es una prueba que no hace nada de daño y el médico observará el celo al microscopio a fin de detectar huevos de lombriz. Es posible que el médico también recoja varias muestras de debajo de tus uñas en busca de huevos de lombriz.

Si tienes lombrices intestinales, no te preocupes. No hacen ningún daño, ¡solo pican!, y no te costará mucho deshacerte de ellas. Tu médico te dará un medicamento que te tendrás que tomar solo 2 veces en un periodo de tiempo de 2 semanas para asegurarte de que eliminas todos los gusanos. Es posible que el médico también te recomiende una crema para aliviarte el picor.

Puesto que es fácil contagiar las lombrices a otras personas, es posible que tu médico indique que todos los familiares con quienes convives tomen también la misma medicina. Probablemente tus padres deberán lavar los pijamas y la ropa de cama de todos los miembros de la casa para librarse de todos los huevos que puedan contener.

¿Cómo me puedo mantener bien alejado de las lombrices intestinales?

La mejor forma de evitar las infecciones por lombrices intestinales es lavarse bien las manos con agua caliente y jabón antes de comer, después de jugar en el exterior y después de usar el váter. Intenta mantener las uñas cortas y limpias y no te rasques el trasero ni te comas las uñas.

Puesto que los huevos de lombriz intestinal pueden colgar de las prendas de ropa, asegúrate de cambiarte de ropa interior cada día y ponte siempre ropa limpia cuando te cambies. Asimismo, pide a tus padres que te laven el pijama cada pocos días.

Siguiendo estos pasos tan sencillos, ¡podrás mantener a las lombrices bien lejos de tu intestino!

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: agosto de 2014