nav
contact

Cómo manejar el abuso

Cómo manejar el abuso

Read this in English(How to Handle Abuse)

Los adultos son los que, por lo general, ayudan y alientan a los niños, ¿verdad? Cuidan a los niños, los ayudan a aprender a hacer cosas, les muestran cómo deben comportarse, y alientan las cosas buenas que los niños hacen. La mayoría de los adultos los trata bien. Pero algunos adultos lastiman a los niños en vez de ayudarlos. Otra palabra que se usa para describir el daño a los niños, es "abuso".

Cualquier niño puede ser abusado, sin importar donde vive, cuánto dinero tiene su familia o con quién vive. Un niño puede ser abusado por un padre, un padrastro, un miembro de la familia, un adulto a cargo de su cuidado, un entrenador o un niño mayor.

El abuso de niños puede ocurrir en cualquier lugar — en el hogar, en la escuela, en la guardería, o hasta en una iglesia o cualquier otro lugar religioso.

Dilo inmediatamente

El niño que está siendo lastimado debe decírselo a un adulto en el que confíe inmediatamente. Esto puede resultar difícil ya que es posible que el abusador (la persona que hiere o lastima a otra) haya asustado al niño para que se mantenga callado. Sin importar lo que el abusador diga, el abuso es siempre algo malo y el niño puede pedir y obtener ayuda de diferentes maneras.

El niño que no tenga un adulto en el cual confiar, o que no quiere preocupar a un padre o enojar a alguien, puede llamar a un número de teléfono especial como el 1-800-4-A-CHILD. Esta línea de teléfono está abierta las 24 horas del día, todos los días del año. Tu llamada es privada y las personas que responden el teléfono están entrenadas para ayudar. También tienen un sitio web, donde puedes obtener ayuda: www.childhelp.org/pages/help-for-kids.

Si conoces a alguien que crees que está siendo abusado, puedes ayudarlo diciéndoselo a tus padres o a otro adulto.

¿Cómo reconoces el abuso?

Existen muchas formas de abuso, como por ejemplo pegar, gritar continuamente o tocar de manera sexual. Un niño que está siendo abusado puede sufrir uno o varios tipos de abuso. Ayuda saber cuáles son los diferentes tipos de abusos: físico, sexual, verbal o emocional, y negligencia.

Abuso físico: El abuso físico consiste en pegar fuerte con la mano o con un objeto, como un cinturón. Este golpe por lo general deja un moretón o produce un corte. Zarandear, empujar, estrangular, agarrar causando dolor y patear también pueden considerarse abuso físico.

Abuso sexual: Tu cuerpo tiene partes que son privadas. Estas partes son las que cubres con tu traje de baño o con ropa interior: los pechos, la vagina y la cola de la niñas y el pene y la cola de los varones. Si un adulto u otro niño toca las partes privadas del cuerpo de un niño o le pide a un niño que toque las de él, esto es abuso sexual. Cuando esto pasa, la persona suele decirle al niño que este toqueteo es un secreto que no se debe decir a nadie. Pero el niño no tiene por qué mantener este secreto. Dile a un adulto en el que confíes, o a más de uno, hasta que alguien te ayude.

Para explicar el abuso sexual, las personas hablan de un contacto físico bueno y un contacto físico malo. Todos sabemos lo que es un contacto físico bueno. Un contacto físico bueno suele ser un abrazo de tu mamá o tu papá, acurrucarse con tu abuela o con tu mascota para escuchar una historia. Pero otros contactos físicos no te hacen sentir bien y son confusos. Tu cuerpo es tuyo y debes poder decirle a la gente cuando no quieres que te toquen. Aunque no te importe que lo hagan o seas curioso, o desees hacer feliz a esa persona, no está bien que haya contacto físico de tipo sexual entre los adultos y los niños.

Abuso verbal y emocional: Este tipo de abuso puede ocurrir sin que haya ningún tipo de contacto físico. El abuso verbal ocurre cuando alguien le grita al niño todo el tiempo, lo llama utilizando nombres que ofenden, o lo amenaza con dejarlo solo o ponerlo en adopción. Todos los niños merecen tener cerca de ellos adultos que los amen y apoyen a lo largo de sus vidas. Es común y normal que de vez en cuando los padres se enojen con los niños, pero si el enojo incluye gritos, empujones o amenazas la mayor parte del tiempo, esto puede afectar los sentimientos del niño. Es muy importante decirle a un adulto en el que confíes que esto está ocurriendo.

Negligencia física: La negligencia ocurre cuando los niños viven en un hogar donde los adultos no les brindan las cosas básicas que los niños necesitan, como comida, ropa limpia y un lugar donde dormir. Cuando los padres o las personas a cargo del cuidado de los niños descuidan a los niños, es posible que los niños no se bañen, duerman en condiciones que no son dignas y no tengan los controles médicos necesarios.

Suele ser difícil para los niños tener que decirle a alguien que no tienen estas cosas importantes. Es posible que un padre, o la persona a cargo del cuidado del niño, haya perdido el trabajo, tenga problemas familiares o consuma drogas o alcohol. Pero cualquiera sea el motivo por el cual esto ocurre, el niño debe decírselo a alguien. Después, el niño puede comenzar a obtener las cosas que necesita y el padre, o la persona a cargo del cuidado del niño, también puede obtener ayuda.

Cómo decirle a alguien lo que está pasando

Sabes que es importante que los niños le digan a alguien si creen que se los está maltratando o abusando. Pero, ¿cómo pueden los niños decirlo? A continuación, te damos algunas ideas:

  • Habla en persona con un adulto en el que confíes.
  • Habla por teléfono con un adulto en el que confíes.
  • Escribe una nota, un e-mail, o envía una carta a un adulto en el que confíes.
  • Cuéntale a una persona de la escuela, como un consejero, enfermera, maestro o entrenador.
  • Dile a la mamá o al papá de un amigo o a un hermano mayor.
  • Dile a la persona que responde el servicio de llamadas, como 1-800-4-A-CHILD.

La manera en la que un niño cuenta y a quién le cuenta, depende de la situación. Lo más importante es decirle a alguien (o a varias personas) hasta que alguien haga algo para interrumpir el abuso. Los niños que le dicen a un adulto que alguien los está lastimando, aún si es alguien que los quiere, no sólo se ayudan ellos mismos sino que ayudan a otros. Dile a la persona que necesitas hablar de algo en privado. Si no estás seguro de que se trata de abuso, puedes decirle a esta persona que ha ocurrido algo y que deseas saber si esto podría ser abuso.

Hay que tener mucho coraje para hablar de este tipo de cosas, y a veces toma un tiempo sentirse lo suficientemente fuerte para hacerlo. Esto es normal. Simplemente debes saber que, a la larga, decirle a una persona en la que confías es lo mejor que un niño puede hacer. Cuando un niño toma los pasos necesarios para mantenerse fuera de peligro y feliz, e interrumpir el abuso, hace sentir al niño muy bien.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: septiembre de 2013