nav
contact

Picaduras de bichos

Picaduras de bichos

Read this in English(What to Do When You're Bugged by Bugs)

Si has jugado al aire libre, lo más probable es que te hayan molestado los insectos o algún otro tipo de bichos. Tal vez un grupo de hormigas inoportunas se unió al picnic que celebrabas en un parque o una abeja no dejaba de zumbar a tu alrededor mientras jugabas a pelota con tus amigos.

Lo más probable es que ninguno de ellos te molestara de verdad, a no ser que te picara o mordiera. ¡Ay! ¡Qué daño! En ese caso, podrías pensar que una fuerte picadura basta para quedarse en casa. Pero el aire libre sigue siendo un lugar genial para jugar si sabes algunas cosas sobre los insectos.

¿Por qué pican o muerden los bichos?

Los insectos, como las abejas, las avispas y los avispones, y otras criaturas, como las arañas y los escorpiones, suelen atacar cuando se sienten amenazados o en peligro. A veces, intentan proteger su territorio, su tela de araña o su nido.

Otros insectos, como los mosquitos y las garrapatas, necesitan la sangre para sobrevivir. Las hembras de mosquito la necesitan para poner huevos. (¡Pero los machos de mosquito no pican en absoluto!)

Las garrapatas son parásitas, lo que significa que viven sobre la piel de otros animales y necesitan succionar su sangre para vivir.

¿Qué se entiende por mordedura o picadura?

Algunos insectos te pueden inyectar veneno en la piel cuando te muerden o te pican. Generalmente el veneno es como cuando te entra jabón en los ojos, no duele pero resulta muy molesto. Luego te sale en la piel un bultito, generalmente no mayor que un guisante, que pica. Y, cuando te lo rascas, la piel se te pone roja y te pica todavía más.

Cuando te muerde una garrapata, te puede salir una erupción rojiza similar a un ojo de buey (puede tardar varios días, o incluso varias semanas, en aparecer). Cuando te pica una abeja, la zona de la picadura se inflama y muchas veces se puede encontrar el aguijón clavado en la piel.

¿Duelen?

En la mayoría de los casos, las picaduras y las mordeduras de los bichos no son graves y duelen durante poco tiempo. La picazón es la parte más irritante de la mayoría de las picaduras y mordeduras.

Las picaduras o las mordeduras de algunos bichos, como las de los escorpiones o las de una araña llamada "viuda negra", requieren acudir a un servicio de urgencias médicas. Pero son muy poco frecuentes. El adulto que te acompañe sabrá si es o no necesario dirigirse este tipo de servicio.

¿Qué deberías hacer?

Si te pica o te muerde algún bicho, asegúrate de explicárselo a un adulto. Este observará la picadura o mordedura y decidirá si se debe o no hacer algo para tratarla.

Si te pica un mosquito, intenta no rascarte. A veces cuesta bastante pero, si te rascas, empeorarás la picazón y harás que la picadura se te hinche, te sangre y/o se te infecte.

Si te pica una abeja, un adulto puede ayudarte a extraerte el aguijón con rapidez. El adulto te lavará la zona de la picadura con agua y jabón y te irá aplicando hielo sobre la picadura de forma intermitente durante las primeras 24 horas. Es posible que te administre un antihistamínico, un tipo de medicamento que alivia la picazón y la hinchazón. El paracetamol también puede aliviar el dolor de las picaduras. Las cremas que contienen hidrocortisona y las lociones de calamina también ayudan a aliviar la picazón. El adulto que te acompañe decidirá cuál de estos medicamentos es el mejor para ti.

Sobre las garrapatas

Si detectas una garrapata en tu cuerpo, no intentes quitártela tú solo. Pide ayuda a un adulto. Él utilizará unas pinzas para agarrarla cerca de tu piel y tirará con fuerza y firmeza de la garrapata hasta que se separe de tu cuerpo. Una vez extraída, conserva la garrapata en un recipiente de tamaño reducido o en una bolsa de plástico que se pueda cerrar. No la aplastes. Es posible que tu médico la quiera ver.

Cuándo pedir ayuda

Algunas personas tienen reacciones alérgicas al veneno que inyectan algunos insectos, como las abejas. Si, después de que te pique una abeja o una avispa, te cuesta respirar, tienes dificultades para tragar, te salen ampollas en la piel, te mareas y/o tienes náuseas o ganas de vomitar, podrías ser alérgico al veneno de estos insectos. Díselo a un adulto de inmediato para que te pueda llevar a un servicio de urgencias médicas.

En cuanto tu médico sepa que eres alérgico a las picaduras de abeja o de avispa, te recetará un medicamento especial, concretamente, un auto-inyectable de adrenalina (o epinefrina). Necesitarás ponerte esta inyección siempre que te pique una abeja o una avispa, de modo de deberás llevarla siempre encima, sobre todo cuando vayas a estar al aire libre. Asegúrate de avisar a un adulto para que te ponga la inyección cuando la necesites.

Evitar las picaduras

Puedes evitar las picaduras manteniéndote alejado de las colmenas de abejas y de avispas. Así mismo, deberás mantener bien cubiertas los alimentos y bebidas dulces cuando comas al aire libre. Y no intentes apartar con las manos a los insectos cuando vuelen a tu alrededor; si lo haces, lo más probable es que se enfaden y te piquen.

Si vas de excursión, lleva camisas o camisetas de manga larga, pantalones largos metidos dentro de los calcetines y zapatos, para evitar las garrapatas. Y, cuando pases tiempo jugando en zonas arboladas, pide a un adulto que inspeccione tu cuerpo en busca de garrapatas por si acaso.

La mejor manera de evitar las picaduras de araña o de escorpión consiste en evitar los lugares donde suelen construir sus madrigueras, como las pilas de leña.

Jugar al aire libre es muy divertido, con y sin bichos. Con un poco de precaución, ¡te podrás divertir incluso cuando hay montones de bichos a tu alrededor!

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: febrero de 2014