nav
contact

La vitamina D y su hijo

La vitamina D y su hijo

Read this in English(Vitamin D and Your Child)

La vitamina D es un nutriente importante que actúa junto con el calcio para ayudar a generar huesos y mantenerlos fuertes. La vitamina D también desempeña un papel en la prevención de problemas de salud, como las enfermedades cardíacas, la diabetes, la osteoporosis y la disminución de la masa de los huesos.

Nuestros cuerpos producen vitamina D de forma natural cuando estamos bajo el sol al aire libre. Por lo tanto, muchos niños obtienen suficiente vitamina D de forma natural por estar al aire libre durante las actividades diarias, como caminar, andar en bicicleta o practicar deportes.

Pero, a veces, el cuerpo no genera suficiente vitamina D. Si bien las pantallas solares ayudan a proteger a los niños de los rayos nocivos del sol, también bloquean parte del sol que el cuerpo utiliza para producir la vitamina D. Y puede resultar difícil obtener suficiente de este nutriente a partir de la dieta, porque son pocos los alimentos que lo contienen de manera natural.

Afortunadamente, muchos alimentos están fortificados (tienen vitamina D agregada) y existen complementos para niños que necesitan aún más vitamina D.

Es necesario que sepa cuánta vitamina D necesita su hijo y cómo obtenerla.

¿Quiénes corren riesgo de sufrir una deficiencia de vitamina D?

La falta de luz solar directa y los bajos niveles de vitamina D en la dieta ponen a estos grupos en riesgo de sufrir una deficiencia de vitamina D:

  • Personas que viven en lugares en los que la exposición a la luz del sol es limitada. Debido a la limitada exposición de la piel a la luz del sol entre los meses de noviembre y febrero, los niños que viven en zonas nórdicas, como Nueva Inglaterra y el Noroeste del Pacífico, tal vez no reciban suficiente luz solar para satisfacer sus necesidades de vitamina D.
  • Personas con piel oscura. Como el pigmento (o melanina) presente en las pieles más oscuras bloquea el sol, no se produce vitamina D de forma efectiva. Si un niño de piel oscura y un niño de piel más clara están al sol durante la misma cantidad de tiempo, el niño de piel oscura produce menos vitamina D. Por eso, los niños de descendencia africana, latina, asiática y de Oriente Medio están en riesgo.
  • Bebés que solo son amamantados. La leche materna es ideal para los bebés. Pero la leche materna no tiene suficiente vitamina D. Los bebés que toman principalmente leche materna deberían recibir un suplemento de vitamina D.
  • Personas con algunas afecciones médicas. Algunas afecciones médicas, como la fibrosis quística y la enfermedad intestinal inflamatoria, afectan la manera en la que el organismo absorbe los nutrientes, y esto incluye a la vitamina D. Además, los estudios han demostrado que la obesidad aumenta el riesgo de deficiencia de vitamina D.

¿Cuánto necesitan los niños?

El IOM (Instituto de Medicina) recomienda que, durante el primer año de vida, los bebés reciban al menos 400 UI (unidades internacionales) de vitamina D por día. Los niños mayores de un año y los adolescentes deben recibir, como mínimo, 600 UI de vitamina D por día.

Para los bebés

Los bebés que reciben exclusivamente leche materna (y algunos que reciben leche materna y también fórmula) tal vez necesiten suplementos para obtener la cantidad recomendada de vitamina D. Busque suplementos líquidos de vitamina D exclusivamente, que proporcionen 400 UI. Siga las indicaciones del médico para asegurarse de que su hijo reciba la cantidad adecuada.

Las fórmulas que se venden en los Estados Unidos tienen, como mínimo, 400 UI por litro; por lo tanto, la mayoría de los bebés alimentados con fórmula recibirán la cantidad necesaria. Si su bebé recibe menos de un litro de fórmula por día, use un suplemento de vitamina D para compensar la diferencia. Hable con el médico acerca de la cantidad que necesita su bebé.

A medida que los niños abandonan la leche materna, es importante que reciban suficiente fórmula (o, si tienen más de un año, leche) enriquecida con vitamina D para alcanzar el valor diario recomendado de 400 o 600 UI.

Para niños y adolescentes

Muchos niños y adolescentes no reciben la cantidad recomendada de 600 UI de vitamina D por día. Lo más común es que la deficiencia de vitamina D afecte a niños con piel más oscura y a aquellos que viven en las regiones del norte, con luz solar limitada.

La leche fortificada con vitamina D puede ser de ayuda (1 cuarto de galón o 32 onzas tienen aproximadamente entre 400 y 460 UI). Pero la mayoría de los niños y los adolescentes beben menos leche por día que esa cantidad. En ese caso, deben tomar diariamente un suplemento de vitamina D exclusivamente o de varias vitaminas, que contenga 600 UI de vitamina D.

Los adolescentes tal vez crean que no necesitan tanta vitamina D si han dejado de crecer. Pero aun así, la necesitan tanto como los niños más pequeños. Y es especialmente importante que mantengan un peso saludable ya que el sobrepeso parece impedir el funcionamiento correcto de la vitamina D.

Algunos niños y adolescentes tal vez necesiten más de 600 UI, en especial si viven en zonas con limitada exposición a la luz del sol, si tienen una enfermedad crónica o si tienen piel más oscura. Consulte con su médico si es necesario dar dosis más altas.

Obtención de vitamina D de los alimentos

La vitamina D se puede encontrar en los alimentos, pero no está presente de manera natural en muchos de ellos. Las mejores fuentes naturales son los pescados grasos y los aceites de pescado. Algunas fuentes excelentes de vitamina D son las siguientes:

  • aceite de hígado de bacalao, 1 cucharada: 1360 UI
  • pescados grasos cocidos (trucha, pez espada, salmón), 3 onzas: 450 a 650 UI
  • hongos portobello, por hongo: 375 UI

La cantidad de vitamina D presente en otros alimentos es menor. Pero los alimentos que figuran a continuación pueden ayudar a agregar más vitamina D. Téngalos en cuenta cuando planifique las comidas y prepare almuerzos:

  • atún al natural, 3 onzas: 154 UI
  • leche fortificada con vitamina D, tanto sin grasa como reducida en grasa, 1 taza: 115 a 124 UI
  • jugo de naranja fortificada con vitamina D, 1 vaso: 137 UI
  • yogur fortificado con vitamina D, 6 onzas: 80 UI
  • margarina fortificada con vitamina D, 1 cucharada: 60 UI
  • cereal fortificado con vitamina D, 3/4 a 1 taza: 40 UI
  • 1 huevo (la vitamina D se encuentra en la yema): 41 UI
  • productos hechos con leche fortificada con vitamina D (la cantidad varía)
  • bebidas y jugos de fruta fortificados con vitamina D (la cantidad varía)

¿Qué ocurre con el exceso de vitamina D?

El exceso de vitamina D en el organismo puede ser tóxico y elevar los niveles de calcio en la sangre, lo cual puede producir piedras en los riñones y problemas con la frecuencia cardíaca, entre otros inconvenientes. Algunas de las señales de exceso de vitamina D son las siguientes:

  • vómitos
  • falta de apetito
  • estreñimiento
  • debilidad
  • pérdida de peso

Hable con su médico o con un nutricionista para saber cuánta vitamina D necesita su hijo. Y recuerde que, a medida que los niños crecen, sus dietas cambian. Consulte regularmente con su médico para asegurarse de que su hijo esté recibiendo cantidades suficientes de los alimentos que necesita para crecer y mantener los huesos fuertes.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: julio de 2015